BRIDGING CULTURES NATIONWIDE THROUGH LANGUAGES

Cambio exnovios y cigarros por idiomas

marlene-dietrich1 Este querido gobierno que nos desgobierna ahora va y nos prohíbe fumar.

Es bien cierto que se trata de un beneficio para nuestra salud y la salud de los que nos rodean que no tienen culpa de nuestros “vicios perversos”, pero claro, esta ley se ha llevado de un plumazo todos esos minutos de “cuchipandi” y cotilleo con la vecina, de escaqueo en el trabajo,
de complicidad con los amigos y compañeros, e incluso de inspiración de más de uno que se echaba un “piti” entre brochazo y brochazo. Así, sin más, a la ligera ¡¡¡sin plantearse las consecuencias que ello pueda tener en la activa vida del colorín o en la historia del arte del país !!!

Que irresponsables 😉

Pero sí ya es triste que te prohíban algo, y que te hagan sentir como un apestado fumando en cualquier rincón no regularizado, más triste es que el “prohibidor”(hete aquí neologismo que me acabo de sacar de la manga)  enriquezca las arcas del estado con aquello mismo que
prohíbe…paradójico, ¿no? Claro que a eso ya estamos acostumbrados e inmunizados, y por supuesto es otro debate.

Ahora ya no podemos fumar ni dentro ni fuera, ni aquí ni allá, ni a 20 mts de esto o de lo otro… con esta nueva ley ya me veo a los fumadores enclaustrados en casa…¡como hikikomoris del tabaco!, o de baja laboral sufriendo el síndrome de abstinencia:

¡que salgas ya de tu cuarto Pepe! que tu jefe ha llamado 20 veces y ya no cuela lo de la gastroenteritis

o siendo perseguidos por el C.S.I del tabaco…

agente López: sí, aquí hubo un fumador, acabo de encontrar una colilla

agente Rodriguez: sí es cierto fíjate, yo diría que fumaba lucky…más que nada por la cajetilla…

Os lo digo ¡esto va a ser un calvario!,

Sin embargo, yo creo que deberíamos tomarlo, tal y como dirían los psicólogos, una “fase de luto”, al igual que cuando te deja el novio, por ejemplo, y te pasas unos meses-años llorando por los rincones, y lamentándote porque te dejó por esa amiga que incomprensiblemente es
más fea-gorda-tonta que tú… Pues bien, mi vecina Paqui, la del quinto que es el gurú de la sabiduría popular más poligonera, siempre me dice:

Mira Mari (que no entiendo yo porqué se empeña en llamarme Mari), si cada vez que te deja un novio aprendiéramos un idioma hoy tendríamos curro en la ONU.

Pues así deberíamos tomarnos lo del tabaco y lo de tantas otras historias que nos agobian y nos fastidian… ¿que no nos dejan fumar? ¡Pues no  fumemos! Y como no podemos hacer otra cosa salvo comernos los puños, subirnos por las paredes, gritarle a los niños y a la mujer ¿qué tal si tratamos de hacer algo productivo que nos tenga ocupados? ¿un curso de japonés?  ¿un intensivo de inglés?, ¿y si con todo el dinero que me voy ahorrar en “cigarrines” me pago un curso en París?.

Todo es buscarle el lado positivo al asunto, en verdad a cualquier asunto, y sobretodo que al final de nuestro esfuerzo tengamos algo real palpable con lo que demostrar a todos que nosotros lo conseguimos:

Yo cambié cigarros por idiomas….

Y cuando seamos viejecitos y nuestros nietos nos pregunten:

abuelit@, abuelit@ y ¿tú como sabes tantos idiomas?

Tengamos que decirle aquello de…

¡niño calla y no preguntes!

¿Te gusta ésto? Compártelo:
Responder