BRIDGING CULTURES NATIONWIDE THROUGH LANGUAGES

Alojarse en familia o el miedo que me alojen con la familia del Chiquilicuatre

padre_de_familia En todos estos años en que llevo asesorando a los que decidís realizar un curso en el extranjero, y recibiendo a los que quieren aprender español en Barcelona, el gran temor con el que siempre me encuentro, por parte del estudiante, no es, lo que podría ser un miedo normal y lógico como por ejemplo que

1.un pájaro se meta dentro del motor del avión y nos precipitemos sobre los Andes y tengamos que comernos al ejecutivo de asiento de al lado

2. que un meteorito caiga sobre Malta justo el día en que he decidido tomarme un mojito en el chiringuito de la playa con ese compañer@ de clase que me tiene loquit@

3.  que justo el día en que estoy embarcando, a Zapatero se le ocurra dar un bono de 1000€ a todos los españoles que se encuentren en su casa viendo el debate de la nación….

lo que decía, temores  de carácter racional, lógico y muy factibles frente a los que no tendría argumentos para contrarestarlos.

Pero no, no podía ser tan fácil. El miedo con el que siempre me encuentro es el alojamiento, y concretamente a  alojarse en familia.

–Véanse algunos extractos de conversaciones reales, los nombres se han omitido para salvaguardar el derecho a la intimidad-

<Ay es que eso es para jóvenes, y yo ya tengo una edad>
<Es que a mi me da miedo que en mi familia se parezcan al “Chiquillicuatre” y yo no me sé el paso del “Crusaíto”>
<Es que a una amiga del novio, de la prima de mi panadera, que se fue a no me acuerdo donde, le tocó una familia que era una señora mayor que vivia en una chabola con 24 gatos y le daban de comer whiskas diciendole que era paté>…..

así que como responsable del tema, me he embarcado en la cruzada de vivir la experiencia “en mis carnes” tal y como diría mi abuela.

Para llevar a cabo nuestro experimento  enviamos a algunos de los nuestros-Carolina, Albert, Jara, yo misma, hermanos y hermanas del personal- a tomar cursos en escuelas EUROCENTRES de distintos países y así comprobar in situ como se siente “el estudiante okupa” que se instala en casa de unos desconocidos y tiene que adaptarse a sus ritos y costumbres.

Conclusiones

La perspectiva DEL ESTUDIANTE OKUPA:

El día de llegada se experimenta cierto nerviosismo-incertidumbre-arrepentimiento. Pensamientos del tipo: ¡¡¡Pero quién me mandará meterme en estos fregaos!!!, ¿A que me he perdido?, ¡Que te va que no hay nadie en casa y me tengo que quedar en la puerta!…son normales.

Claro que también está el flemático que se deja llevar por esa sensación del bueeeno, ya llegaré, total ya llevo 3 horas dando vueltas por Heathrow, igual me paro y me tomo un café…¡anda pero si mi avión a Sydney ya ha salido!, ¿cuál era el teléfono de emergencia al que tenía que llamar?….

La familia suele recibirnos de forma amable y educada, ya nos están esperando y además llevan mucho tiempo realizando esta actividad por lo que tienen experiencia y nos hacen sentir en casa rápidamente, tenemos una llave para entrar y salir a nuestro aire y nos dan las indicaciones sobre los horarios, las costumbres, los transportes públicos, se nos presenta al resto de familiares o estudiantes que viven en casa y se van a su bola y tú a tu habitación a ordenarte las cositas o a dejarlas tiradas en el suelo según sea tu tradición.

Hay familias de todo tipo y para todos los gustos, podemos elegir un cierto perfil, mono parentales, jubilados, familias con niños, sin perro, fumadores, con wifi, musulmanes, vegetarianos,…. Es como el Starbucks de las familias:

<La mia que sea con niños, sin perro pero con pájaro, con wifi y que me cocinen low fat, ¡ah! y que no les guste la música electrónica que yo no la soporto …>

como yo soy del tipo comunicativo, por ejemplo, preferí una estilo “ajetreado”, así que en pleno Londres me ví en una familia con 4 hijos, un estudiante de Arabia saudí, un gato, y 13 ranas que llegaron al estanque el mismo día que yo a la casa. Muy relajados, aficionados al vino blanco  a las largas conversaciones y a cenar escuchando a Amy Winehouse de fondo. La verdad es que me sentí en casa desde el primer día.

Cierto es que ocurren cosas, y quien diga lo contrario se está marcando un farol, ya sabéis como de imprevisibles somos los humanos, pero en las escuelas EUROCENTRES vuestra satisfacción es un compromiso, y si no se cumple tenéis otra familia en 24 horas.

La perspectiva de la familia OKUPADA:

Para investigar esta perspectiva me ha tocado adquirir el rol de familia OKUPADA. ¿son las familias tan raras como dicen los estudiantes? ¿será que los estudiantes son unos raros? Ummm

Para la familia el estudiante es un raro que llega desde cualquier parte del mundo con una maleta y todas sus costumbres y proyecciones, con lo que le han contado que va a encontrar, con lo que espera y con todo su bagaje cultural…una bomba de relojería, vamos

Y este personaje se mete en tu cotidianeidad, en el pequeño mundo de tu privacidad y de tu familia y eso es algo que no tiene precio, por eso, pensad, que se ha de ser especial, que la familia debe tener un gusto por la gente, por lo desconocido, por aprender y conocer nuevas culturas, y así suelen ser.

¿Cómo entender sino, esa extraña costumbre- transcultural- de, pese a tener un armario del tamaño de un estadio de futbol, el estudiante prefiera tener toda su ropa campando por el suelo de la habitación?

En Barcelona, por ejemplo, volvemos locos a los japoneses con nuestra manía de besuquearnos todo el tiempo y nuestro histrionismo, y ellos nos vuelven locos a nosotros sorbiendo la sopa.

nosotros nos volvemos locos en Inglaterra con tanto fish and chips y el que no nos hacen ni caso cuando nos entra el histrionismo… y qué contar de los que se han ido a Australia….

Pero es increíble convivir con las peculiaridades de cada uno, tanto las personales como las culturales. Por eso debéis pensar que las familias que os acogerán tienen una predisposición a lo desconocido y que no se sentirán incómodos por ello

Pero si esto aún no os ha convencido no dudéis en pasar por aquí, por BCN LANGUAGES y que os cuente un montón de anécdotas sobre todos los estudiantes abroad, de cómo yo subía cada noche haciendo eses hasta mi cuarto con tanto vino y tanta Amy, o de cómo Carolina descubrió la noche dublinesa de la mano de sus “host brothers”… pero todo esto os lo contaré en petit comité 😉

¿Te gusta ésto? Compártelo:
Responder